RSS

Artigo de “La Voz de Galicia”. Xoves, 15 de xaneiro de 1925

FEMINISMO EN ACCIÓN

LA PRIMERA MUJER GALLEGA, ALCALDE

En nuestra sección telefónica recogimos hace días la noticia de que el Gobernados civil de Pontevedra, designó para ocupar la alcaldía del Ayuntamiento de Portas a la culta maestra nacional, doña Concepción Pérez Iglesias.

Es el primer caso en Galicia de una mujer elevada a la magistratura popular por virtud del Estatuto Municipal que concédela bello sexo el derecho a tomar parte de las elecciones para el desempeño de cargos políticos y también a ocuparlos.
Este privilegio que concede a las mujeres el profuso y difuso mamotreto del Sr. Calvo Sotelo tiene acaso más posibilidades de aplicación en Galicia que en ninguna otra región española, pues reúne la mujer gallega, excepcionales cualidades de carácter para intervenir en la vida pública y de hecho viene siendo en muchas comarcas factor importantísimo de ella, que si no actúa de forma directa lo hace indirecta pero activamente, influenciando, con sus prédicas, homilías y eficaces consejos, la voluntad masculina.

Por otra parte la mujer gallega ha dado positivas pruebas del tacto, prudencia y talento administrativo, rigiendo y sustentando el hogar allí donde el hombre falta, con tanta o mayor energía y acierto que éste. Algunas de las viudas de vivos, que tanto cantó Rosalía, sabían unir a la natural ternura de la feminidad, sin empañarla, la pujanza briosa, la capacidad de trabajo y el valeroso esfuerzo peculiares del sexo opuesto. ¿Por qué no han de estar capacitadas, pues, para la dirección de los negocios públicos quienes en la regencia de los particulares destacan tan acusadamente su valía?

En todas las actividades humanas ha sido Galicia rica en mujeres de mérito excepcional. ¿Por qué no han de serlo también en el aspecto político y administrativo, para el que acaso reúnen dotes más apropiados que para las ciencias o literatura?.
Lejos de nosotros la sonrisa escéptica ante la elevación de la mujer a los puestos públicos. No sabemos lo que en otras regiones españolas ocurrirá, pero de la intervención de la mujer gallega en la vida de las Corporaciones Municipales, esperamos confiadamente, óptimos resultados que a algunos causarán extrañeza pero que a nosotros no han de sorprendernos.

 

 

Os comentarios están pechados.